Boca del Asno

¡Qué ganas de solecito y manga corta!, ¿verdad? Porque aunque esta semana ha comenzado “con buen pie”, lo cierto es que llevamos una primavera en las que nos lo está poniendo difícil el mal tiempo . Y es que aunque nos sorprendamos de las numerosas precipitaciones que nos están “aguando” (nunca mejor dicho) los últimos puentes y fines de semana, el refranero español, siempre tan sabio, se encarga de recordárnoslo: “en abril, aguas mil” y “por mayo llueve a rayos”. Además, y continuando con los refranes, no hay que olvidar que “lluvias de abril y mayo son las mejores del año”, porque nos permiten disfrutar de unos preciosos paisajes floridos, algo que nos gusta especialmente a los ruralistas . Vamos pues a disfrutar del verde poniendo rumbo a Boca del Asno.

Como os decía, en esta época del año es cuando más bonito está el campo y cuando más apetece hacer una escapada o una pequeña excursión acompañados de la pareja, la familia o los amigos. Ya sea en plan dominguero (con la tortilla, la nevera y la manta para comer y después echarnos una buena siesta bajo la sombra de algún árbol), o en plan senderista (preparados con un buen calzado, una gorra y un bastón) o en plan desconexión (aprovechando nuestra estancia en un alojamiento rural de la zona) … ; sea cual sea vuestro plan, lo cierto es que a todos nos apetece de vez en cuando estar en contacto con la naturaleza y respirar aire puro por aquello de que “la cabra tira al monte;)

¿Habéis elegido cada uno vuestro plan? Pues, venga, no perdamos tiempo y comencemos nuestro camino a Boca del Asno. ¿Pero hacía dónde nos dirigimos? Os preguntaréis. Nuestro destino se encuentra en tierras segovianas, en los Montes de Valsaín, en la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama. Además, Boca del Asno es un área recreativa que, durante siglos, ha recibido la visita de las gentes de la zona que se acercaban hasta allí para realizar comidas campestres. Incluso los reyes de épocas pasadas, que habitaban en el cercano Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, solían merendar aquí. Hoy día, a Boca del Asno acuden tanto segovianos (la capital apenas está a 20 kilómetros) como madrileños, que llegan hasta aquí descendiendo desde el Puerto de Navacerrada por la carretera llamada “de las siete revueltas”.

El entorno de Boca del Asno es precioso: un bosque donde predomina el pino de Valsaín, atravesado por el río Eresma, que a su paso por aquí ha formado alguna que otra poza ideal para darse un chapuzón en los meses veraniegos. Perfectamente acondicionado para pasar un día de campo, encontraréis mesas y bancos de madera, una zona de juegos infantiles y un kiosco-bar. Eso sí, los encontraréis y los veréis pero puede que no hagáis uso ni de los bancos ni de ná de ná porque los fines de semana que hace buen tiempo suele llenarse de bastante gente :( (no podía ser todo perfecto). Por esta razón, y si sois de los que disfrutáis de la naturaleza en soledad, os aconsejo que crucéis el río y os retiréis unos metros a una zona más tranquila. Además, también tenéis la opción de dirigiros a otras áreas recreativas cercanas menos concurridas e igualmente bonitas: Los Asientos y El Robledo.

Y por si os apetece mover el cuerpo, os contaré que Boca del Asno es paso de numerosas rutas que se realizan por los Montes de Valsaín. La más conocida es la llamada senda de las Pesquerías Reales, una ruta apta para realizar incluso con niños, ya que en su versión más corta (desde el Centro de Interpretación hasta la Boca del Asno) sólo se recorre una distancia de 3 kilómetros con un desnivel total de apenas 30 metros. El artífice de esta ruta (aunque no intencionadamente) no es ni más menos que el propio Rey Carlos III, quien empleó durante dos años a sus mejores maestros de obra para acondicionar la margen izquierda del río Eresma con un camino de piedra, enlosado, con la finalidad de facilitar la pesca a la realeza (de ahí el nombre). Si disponéis de tiempo y queréis hacer rutas más largas, os recomiendo que os acerquéis hasta el Centro de Interpretación de Boca del Asno donde, aparte de informaros de la zona, os indicarán diferentes opciones de senderos.

Pero como sé que no todos tenéis ese espíritu senderista que os empuja a recorrer grandes distancias, os aconsejo que, al menos, deis un paseo junto a la margen izquierda del río y os dejéis embelesar por los hermosos paisajes que iréis descubriendo. Tenéis dos opciones: la primera es ir río abajo hasta el puente de Navalacarreta, y la segunda es hacer el recorrido en sentido contrario hasta el puente de los Vadillos. En ambos casos, os recomiendo que crucéis uno u otro puente y deshagáis el camino hasta la Boca del Asno por la otra margen del río Eresma.

Y ya para acabar, ¿alguno de vosotros sabe a qué se debe la peculiaridad del nombre de Boca del Asno?

Publicado por: Jesús
Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook
2 comments
M.Angeles Ramos
M.Angeles Ramos

Según he estado mirando, hay dos versiones del porqué se llama La boca del Asno. Una de ellas,por que hay una roca a la orilla del Eresma que se parece al morro de un asno.Y la otra parece que hay algún documento del s.XIX que dice que al ser proclamado un vecino,alcalde de la zona y éste ser muy poco hablador, cuando fue a dar el discurso, un rebuzno de un asno se oyó antes que al alcalde y de ahí el nombre de este paraje.

ruraloo
ruraloo

¡Hola, M. Angeles!

Disculpa que no te hayamos dicho nada hasta ahora acerca de tu comentario que, la verdad sea dicha, está muy currado. Nos gustan ambas versiones pero querríamos saber por cuál te decantas tú y el resto de seguidores...

¿Cuál es tu elección?

© 2014 ruraloo