Basilica de Covadonga es un iglesia de estilo neorrománico, con dos altas torres que flanquean la portada principal. Se utilizo piedra de la misma montaña de Covadonga, de ahí obtiene su característico color rosáceo.

La basílica, junto a la cueva donde se venera la imagen de la Santina, es lugar de culto y peregrinación de todos los cristianos.