Caló d’es Mort es una playita tan diminuta como preciosa. Sus apenas 70 metros de playa son razón suficiente para convertir a esta playa en una de las imprescindibles si queremos disfrutar de uno de los lugares más bellos de Formentera.