El Danubio, carril bici | El Viajero en EL PAÍS