En el pueblo con más magia de Madrid está el restaurante El Lavadero de Patones, con un menú de fin de semana buenísimo y unas vistas maravillosas