Es uno de “los pueblos más bonitos de España” –desde 2013 forma parte de la asociación llamada así– y motivos no le faltan: un perfil coronado por un castillo inexpugnable, su muralla, algunas joyas del gótico valenciano… y una rica gastronomía donde la reina es la preciada trufa morellana. Tienen jornadas Gastronómicas de la Trufa Negra que se celebran entre enero y marzo (este año hasta el día 9). Turismo rural en Castellón