La vida es un carnaval, y las penas se van cantando | ruraloo