Le Puy-en-Velay. Es uno de los espectáculos más llamativos del centro de Francia. Tres peñascos volcánicos se elevan hacia el cielo sobre los tejados de terracota del pueblo, coronados por un trío de monumentos religiosos: una iglesia del siglo X, una catedral románica y una gran estatua de hierro de la Virgen con el Niño, que custodia Le Puy desde 1860. Sus calles adoquinadas están repletas de figurillas de santos que demuestran que desde hace un milenio este pueblo es punto de encuentro de peregrinos en ruta a Santiago de Compostela por la Vía Podiensis. Turismo rural en Le Puey-en-Velay, Francia