Lord Howe Island considerada como una de las islas más paradisiacas del mundo esta a 2 horas en avión desde Sidney.

De origen volcánico, poseen una topografía espectacular, entre abruptas montañas que emergen cubiertas de verde, laderas escarpadas, bahías de aguas turquesa con un arco coralino, y sobre todo, una variedad de vida que incluye numerosas especies endémicas inmersas en un proceso evolutivo independiente (ya que nunca fueron parte de un continente). Hay plantas y animales únicos (algunas especies amenazadas y otras ya extintas), además de arrecifes coralinos entre los más australes del planeta.

Esta maravilla proclamada Patrimonio Mundial de la Humanidad. Neds Beach, una de sus 11 playas, es parte de una reserva marina y fue votada la playa más limpia y pura de Australia, Lord Howe Island es uno de las últimas islas verdaderamente vírgenes del mundo. Por ello, se intenta limitar el número de visitantes ( a solo 400 ) y acrecentar los controles y las políticas de conservación. Algo que resulta razonable si se intenta preservar un paraíso único.