¡Que llegan los carnavales a España! Con el cencerro y la máscara | El Viajero en EL PAÍS