Tembleque, villa manchega por antonomasia.

En Tembleque encontramos una de las más pintorescas y representativas plazas manchegas, emblema del barroco. Cumple dos funciones: la de plaza urbana y la de plaza de toros. Es de planta cuadrada con pórtico de columnas de granito y corredores en la parte superior. Comunicado por un pasadizo esta la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

El municipio de Tembleque forma parte de la zona de producción de cinco productos que sobresalen por su calidad: el queso, el vino, el azafrán, el aceite de oliva virgen extra y el cordero.